¿Podemos ayudarte?

ACNE, ROSACEA, DERMATITIS

El acné es una afección de la piel compleja y multifactorial, que puede ser influenciada por una variedad de factores, incluyendo la genética, las hormonas, el estrés y la dieta. También se ha descubierto que el microbioma de la piel, la comunidad de microorganismos que viven en nuestra piel, juega un papel importante en la salud de la piel y puede influir en condiciones como el acné.

Los probióticos, prebióticos y postbióticos son tres componentes que pueden interactuar con nuestro microbioma para potencialmente mejorar la salud de la piel y el acné. Veamos cómo:

Probióticos:  Los probióticos son bacterias beneficiosas que se pueden consumir en la dieta o en forma de suplemento nutricosméticos (probióticos orales) o se pueden aplicar tópicamente a través de productos para el cuidado de la piel (probióticos tópicos). Los probióticos pueden ayudar a equilibrar el microbioma de la piel y el intestino, lo que puede reducir la inflamación y mejorar el acné.

Aquí teneis algunas cepas de Lactobacillus que han sido estudiadas en el contexto del acné:

  • Lactobacillus acidophilus: Un estudio publicado en el Journal of Cosmetic Dermatology en 2019 encontró que el uso oral de Lactobacillus acidophilus, en combinación con otros probióticos, mejoró el acné en las mujeres.

  • Lactobacillus plantarum: Algunas investigaciones han sugerido que esta cepa puede tener propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, lo que podría ser beneficioso para las personas con acné. En un estudio de 2015 publicado en Nutrition Journal, se descubrió que el consumo oral de Lactobacillus plantarum redujo el acné y la producción de sebo en adultos jóvenes.

  • Lactobacillus paracasei: Un estudio publicado en Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology en 2014 encontró que el consumo oral de Lactobacillus paracasei mejoraba la hidratación de la piel y la barrera cutánea, lo que podría ser beneficioso para la salud general de la piel.

Prebióticos: Los prebióticos son fibras alimenticias que alimentan las bacterias beneficiosas en nuestro intestino. Al proporcionar alimento a los probióticos, los prebióticos pueden ayudar a mejorar la salud intestinal y potencialmente reducir la inflamación relacionada con el acné. Los prebióticos se encuentran en alimentos como ajo, cebollas, espárragos, plátanos y alimentos ricos en fibra.

  • Inulina: es un tipo de fibra dietética soluble que se encuentra en muchas plantas. Como prebiótico, puede promover el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino. Aunque su uso principal está en la nutrición y la salud digestiva, también se ha encontrado que tiene ciertos beneficios en la piel, que podrían tener implicaciones en el tratamiento del acné.

Postbióticos: Son los productos metabólicos o los subproductos producidos por las bacterias probióticas. Estos pueden tener varios beneficios para la salud, incluyendo la reducción de la inflamación, el fortalecimiento de la barrera cutánea y proporcionar protección contra las bacterias dañinas. Al igual que los probióticos, los postbióticos pueden ser consumidos en alimentos, complementos alimenticios o aplicados tópicamente.

Además, algunos estudios preliminares sugieren que los postbióticos pueden ayudar a regular la producción de sebo, una sustancia aceitosa producida por las glándulas de la piel que puede obstruir los poros y contribuir al acné.

Por ejemplo, ciertas cepas de bacterias del ácido láctico producen péptidos antimicrobianos, como las bacteriocinas, que pueden ayudar a combatir Propionibacterium acnes, la bacteria que se cree que juega un papel importante en el desarrollo del acné.

Estilo de vida saludable

Además de los probióticos, es importante mantener un estilo de vida saludable. Esto incluye una dieta equilibrada, ejercicio regular, dormir suficiente y reducir el estrés, todos los cuales pueden ayudar a mejorar la salud de la piel en el tratamiento del acné.

Es importante recordar que mientras algunos estudios indican que los probióticos pueden ayudar a tratar el acné, estos no deberían ser la única estrategia de tratamiento. Los probióticos pueden ser un complemento útil a otros tratamientos para el acné.

Además, cada persona es diferente, y lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Es importante hablar con un algún profesional sanitario (farmacéutico, dermatólogo…) antes de comenzar un tratamiento para el acné.

Aquí tenéis algunos ejemplos de productos, ya sean cosméticos o nutricosmeticos indicados para el acné en cuya composición podemos encontrar probióticos y prebióticos,

 

INOVANCE ACNAVANCE 60 CAPSULAS INOVANCE ACNAVANCE 60 CAPSULAS 2
  • -10%
  • Nuevo
ACNE, ROSACEA, DERMATITIS

INOVANCE ACNAVANCE 60 CAPSULAS

024211
19,71 € IVA inc. 21,90 €
Indicado para: Acné retencional, inflamatorio, brote de acné a los 50 años. Beneficios: Mejora la salud de la piel, combate la hiperseborrea y la hiperqueratosis. Componentes clave: GLA, aceite de borraja, aceite de semillas de cassis. Posología: 2 cápsulas al día, recomendación de 3 meses.
GOAH ACNELIT  60 CAPSULAS
  • -20%
Fuera de stock
ACNE, ROSACEA, DERMATITIS

GOAH ACNELIT 60 CAPSULAS

208630
21,52 € IVA inc. 26,90 €
GOAH ACNELIT 60 Cápsulas: Tratamiento especializado para pieles atópicas y acnéicas. Ingredientes clave: Probióticos, Ácido Hialurónico, Vitaminas (C, B3, E, B6, A, D), Biotina, Selenio, Cobre y Zinc. Beneficios: Propiedades antisépticas, seborreguladoras, hidratantes y regeneradoras. Uso recomendado: 2 cápsulas diarias con comida, tratamiento sugerido...